¿Cuál es el mejor momento para expresar tu enojo?

    En el primer momento en el que lo sientes, o sea, cuando todavía no es enojo, y a penas es una ligera molestia, pero no te animaste a expresarlo probablemente por algún miedo o por creer que no era tan importante en ese momento.

     

    3162585041_21152d9387_o

    Si te fijas, tus enojos en algún momento empezaron como una pequeña molestia, algo que te incomodaba, que no te latía pero que tampoco era el fin del mundo. 

    Va pasando el tiempo, la situación se vuelve a repetir,  o bien, te vas dando cuenta de que realmente no toleras y no quieres eso para ti, y entonces sí, se convierte en enojo.   Si ahí tampoco lo expresaste, se convierte en ira, en furia, y entonces sí, en ese momento en el que es evidente tu molestia, y que ya no puedes contener esa emoción dentro de ti, ya la expresas.

    No te esperes a que tus molestias se conviertan en enojos, exprésalas la primera vez que lo sientes, ¿cómo?

    Expresando lo que realmente sientes, y pidiendo lo que realmente necesitas.

    Normalmente los enojos aparecen porque sientes o percibes que se está violando algún valor tuyo, o que están yendo en contra de lo que quieres, pero sobre todo, cuando crees que estás viviendo alguna injusticia o traición.

    Revisa primero si no es el caso que te estás adelantando a los hechos y llegando a conclusiones equivocadas y si lo que estás viviendo realmente cae en alguna de esas categorías, y 

    Pero de todas formas, aunque estés llegando a conclusiones equivocadas, necesitas decirlo, sacarlo de tu sistema para que no se haga más grande esa energía en tu cuerpo, afecte tus órganos y se vuelva tan insoportable que lo tengas que sacar gritando, llorando o pataleando.

    Al decirlo, encontrarás la respuesta.  Verás si eso que estabas pensando que te enojaba es cierto o no, o bien, le harás saber a la otra persona lo que no te parece, y entonces si a esa persona le interesa la relación, hará lo necesario para llegar a un acuerdo contigo.  Pero tú también has de estar dispuesto a llegar a ese acuerdo.

    Al igual que el enojo, el pánico alguna vez fue un ligero temor, así es que en cuánto te des cuenta que estás teniendo temor por algo, haz algo al respecto, busca tu seguridad, busca la confianza en ti mismo antes de que se convierta en miedo y luego en pánico.

    Igualmente, la depresión en algún momento fue tristeza, y en algún momento melancolía.

    Así es que ya sabes, la ansiedad y el estrés está directamente relacionada con callar las emociones, con guardártelas, con quedarte con resentimientos que se convierten en enojos.

    4577658654_9c3f580677_bY todos esos enojos que no has podido expresar, se vuelven contra ti, y a poco ¿no sientes enojo hacia ti por estar sintiendo ansiedad? No es que estés enojado contigo mismo, sino que dentro de ti hay enojos, y como no han salido, se vuelven hacia ti, como si tuvieras una pared enfrente que te regresa todas esas emociones, literalmente te lo tragas, como el prisionero de la película de La Calle de los Milagros, que si no escupía la enfermedad que absorbía de los demás, se enfermaba. 

    Es lo mismo, saca de tu sistema todo eso que pueda enfermarte.  No te voy a decir “no pasa nada si lo expresas”, si pasa… pasa que te aligeras, que el otro te conoce como realmente eres, y que defiendes lo que sientes. 

    PRECAUCIONES AL EXPRESAR: si ya estás en enojo o en ira, tómate tu tiempo para expresarlo, escríbelo antes, depúralo con alguien más, para que cuando se lo expreses a la persona indicada, ya no esté tan cargado de emociones pesadas y sea una molestia nada más.

    Siempre que lo expreses, evita etiquetar a la otra persona, enjuiciarla o criticarla, habla de lo que SIENTES  a partir de lo que la otra persona HACE.  Nunca hables de que “su forma de ser”, te enoja.

    Evita generalizar y decirle “siempre haces lo mismo” o “tú me lastimas” o “tú me haces enojar”.  Si te enojas o estás lastimado, es por tus propios rollos, la otra persona no tiene nada que ver, pero sí se vale decirle lo que sientes a partir de lo que hace, y hacerle una petición.

    Por ejemplo:

    Cuando tú llegaste tarde a la cena, yo sentí tristeza y frustración, te pido que para la próxima me avises cuando veas que vas a llegar tarde. 

    Al hacer esto, no te busques justificar a tí o al otro, habla de HECHOS, y MOMENTOS ESPECÍFICOS, para que la otra persona tenga claro a lo que te refieres, y tu identifiques bien qué fue lo que pasó.

    Finalmente, recuerda que tus emociones están ahí para protegerte, pero tu mente puede distorsionarlas y hacerlas más grandes de lo que son, contacta con tus emociones cuando son sencillas y accesibles, y haz algo con ellas, no te esperes a que sean una piedra en tu camino.

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

    Te gustaría aprender a:

    Cómo relajarte

    Permíteme enviarte a tu correo
    información de valor sobre este tema


    Psico. Fabiola Cuevas
    Fundadora de Desansiedad

    Dale alas a la Ansiedad

    Emprende tu camino hacia transformar la ansiedad en libertad

    Proceso de recuperación de la ansiedad

    VER MÁS

    2 thoughts on “¿Cuál es el mejor momento para expresar tu enojo?

    1. Hola Fabiola.

      Genial post, como siempre!!! hablas de la película La Calle de los Milagros. De qué director és? De qué nacionalidad? Me gustaría verla pero al buscarla no sé si es la que me aparece…

      Muchas gracias y enhorabuena amiga!!!

    Comments are closed.