¿La falta de dinero te genera ansiedad y estrés?

    Es un hecho que actualmente el dinero podría ser considerado como una necesidad básica, pues casi para la mayoría de las personas el dinero les permite satisfacer necesidades como comer y beber, tener un techo donde dormir y vestido.

    ¿Necesidad real o adquirida?

    Después de cubrir las necesidades básicas para vivir, están las de acceder a una educación, pagar la gasolina o el transporte, más todas las necesidades que se han ido adquiriendo con el paso del tiempo, como pagarle a la contadora, el mantenimiento de la casa, la renta mensual del celular, el crédito del coche o de la tarjeta del centro comercial, ni qué decir del café o la salida semanal, la ida al cine, etc.

    Cada quien se ha ido haciendo de necesidades adquiridas, esto significa, necesidades que realmente no son necesidades, sino que las vamos adquiriendo con el paso del tiempo, y cobran la importancia como de vestido, alimento y techo para dormir.  (aunque en la realidad no la tengan).

    Entonces lo primero que hay que definir y tener bien claro, es ¿cuáles son tus necesidades adquiridas?

    Normalmente esas necesidades las vas adquiriendo a medida de que vas teniendo más dinero, pues claro, ya tienes acceso a ellas, y así funciona la cadena de adquisición de necesidades, a medida que vas teniendo más dinero, vas “necesitando” más cosas, y con esto, tu preocupación, en el momento en el que sientes que te falta dinero, va aumentando, pues tienes más gastos que cubrir.

    Aunque podría decir, que esa preocupación, en escala es igual para todas las personas, tengan o no tengan necesidades adquiridas, pero creo que sí es importante diferenciar y tener claro esas necesidades, para no estresarnos de más, por aquello que realmente podríamos prescindir.

    ¿Cómo describes tu relación con el dinero?

    Ahora, es un hecho que tenemos necesidades que cubrir, pagos por realizar, compromisos por cumplir en cuanto al dinero, y con esto, muchos pensamientos que giran al rededor de toda ésta situación. El dinero es como una persona en tu vida, mantienes una relación con él, a veces lo odias y le exiges que se manifiesta, otras veces lo amas y compartes y gozas con él sin miedo, a veces te es indiferente, otras veces ocupa el primer lugar en tu lista de prioridades, a veces puedes sentir que controla lo que haces pues tienes que producir producir producir, puede ser que sea un mal necesario… en fin, ¿cómo describirías tu relación con el dinero?

    Después creo que es importante reconocer cuáles son esos pensamientos que llegan a tu mente cuando percibes que no hay tanto dinero como el que te gustaría, o como el que realmente necesitas. Porque no es la falta de dinero lo que causa el estrés o la preocupación, sino todos esos pensamientos que llegan a tu mente cuando esto sucede. No sabes qué va a pasar, te angustias por lo que vaya a pasar, crees que no tienes suficiente, que te va a hacer falta, y casi casi tu imagen en la cabeza es que vas a acabar en las calles mendigando y pidiendo limosna.

    Luego aparecen otros pensamientos relacionados con que no deberías de estar sufriendo por dinero, que deberías de ganar más, que deberías de encontrar la manera de generar más ingresos, que con lo que tienes ahora no te alcanza para todo lo que quieres,  que cómo es posible que a tu edad sigas luchando por dinero, que además ves que otras personas les va mejor que a ti, nadie parece estar tan preocupado o con tantas deudas o necesidades por cubrir como tú… etc.

    ¿Por qué nos angustiamos por el dinero?

    El problema con tener estos pensamientos, es que en el fondo empiezas a dudar de ti mismo, en cuanto a que no podrías ser capaz de afrontar el no tener dinero, en cuanto a que no eres capaz de proveerte de todo lo que necesitas, dudas que tengas las posibilidades y habilidades para tener la cantidad que deseas, empiezas a juzgarte y a creer que realmente es algo muy malo quedarte sin dinero, y que no sabrás afrontarlo.

    Es ahí que llega el estrés y la ansiedad, cuando tienes una situación por afrontar junto con la creencia de que no podrás hacerlo.

    ¿Qué hacer para fluir mejor con el dinero?

    Ve al dinero como un río

    Entonces si en éste momento el fluido del dinero es bajo, te recomiendo que veas al dinero como un río, a mi me ha ayudado mucho, y es que de repente el río está crecido, de repente llega con abundante agua, luego hay partes que está más tranquilo, otras que casi no hay agua, bien puedes llegar a cachos en los que haya pura piedra y nada de agua, pero es importante saber, que el agua siempre llegará.

    El fluido siempre  retoma su cauce, y que aunque en momentos no haya agua, bien puedes cargar tu balsa y caminar, puedes hacer uso de otros recursos y habilidades que tienes, puedes pedir ayuda a quienes van a tu lado, puedes encontrar nuevos cauces de donde abrir el fluido.

    Cuando quieras empezar a invertir en algo, simplemente abre esa opción en tu cuenta mensual, confía en que te alcanzará, y verás que te empieza a llegar más dinero y a alcanzar para lo que quieres.  Esto es, que abres el camino para que pueda fluir el agua.

    Reconoce la cantidad de dinero que hay a tu alrededor

    No existe una razón real que te diga que te vas a quedar sin dinero, pues… el dinero ahí está, en abundancia, el que no esté en tus manos es diferente, para eso, solamente hay que llamarlo, actuar, abrirte a la corriente de ese río. Observa los bancos, a la gente invirtiendo su dinero en un coche, en una casa. El dinero existe y va pasando de mano en mano, simplemente tienes que alzar la mano y tomarlo con acciones dirigidas a eso. Conéctate con la abundancia y la abundancia llegará a ti.

    Deja de querer aferrarte al dinero o controlarlo

    Intenta agarrar el agua con las manos y verás lo que pasa. No puedes cerrar el puño y mantenerla ahí, tampoco puedes aguantar con las dos manos guardando el agua, pues tarde o temprano te cansarás o se estancará.

    Necesitas darle movimiento al dinero, y darte cuenta que ni es tuyo, ni es de los demás. Es un recurso que existe para tu servicio.  Se vale ahorrar para un propósito en específico, más no tenerlo ahí con miedo a gastarlo.

    Modifica tus palabras

    Lo que te dices a ti mismo y a los demás afecta tu relación con el dinero.  Cuida los siguientes palabras o pensamientos:

    • No quiero gastar
    • He gastado mucho
    • No me alcanza
    • No traigo
    • Necesito más

    Además de todo esto, voltear a ver que realmente el pensamiento “no tengo dinero”, es irreal, pues seguramente tienes 10 centavos por ahí en tu casa, y eso, es dinero. Te invito a identificar todos esos pensamientos que llegan a tu mente haciendo referencia a “no me alcanza”, “no tengo suficiente”, “necesito más”, y que los cuestiones, los pongas en tela de juicio y veas si son verdad, y tal vez puedas descubrir lo abundante que ya eres, y la manera de seguir abriéndote a esa abundancia.

    Solamente hay que tener cuidado con decir “no tengo suficiente”, o “necesito más”, porque el mensaje que te estás mandando es de carencia, y lo que verás a tu alrededor será esa misma carencia expresada. Te reto a mejor decir “tengo suficiente”, “soy abundante”, y encontrar esa abundancia dentro de ti, y en tu exterior, ya sea en cuestión de dinero, o de todo aquello que te gustaría acceder a partir de “tener” dinero.

    Otro punto curioso es que realmente nunca tienes dinero, está en tu posesión por momentos indefinidos, breves, casi siempre muy breves, pasa por tus manos, circula, va y viene… el dinero no es tuyo, el dinero llega a ti y lo usas, permitiendo que siga fluyendo, entonces yo te diría que mejor te enfoques en decidir hacia dónde quieres llevar ese fluido, dónde necesita agua el río, y que veas que tu eres capaz de abrirte a nuevas corrientes y decidir hacia donde dirigirlas, con la confianza, de que es cuestión de tiempo y de estar abierto, para que esa corriente llegue a ti, y con confianza, de que a pesar de los momentos de sequía, tienes todo lo que necesitas para estar feliz, y que no le des la autorización al dinero, para quitarte esa tranquilidad y felicidad.

    También te recomiendo que te liberes de esas ganas de tener seguridad en cuanto al dinero en tu vida, y que mejor te dediques a cuestionarte en qué realmente quieres gastarlo, qué es importante para ti, y actuar en consecuencia a eso, definiendo en dónde comprar, hacia donde llevar ese flujo, sin la angustia de querer retenerlo, pues mientras mas quieras retenerlo por un miedo a no tener suficiente, menos fluirá, pues.. es tal cual, como querer agarrar con tus manos el agua.   Recuerda que el dinero es un recurso, y así como el tiempo o el aire o el agua, no está ahí para que lo poseas, sino para que aprendas a usarlo, conozcas las leyes bajo las cuales funciona, y sin angustia, aprender a cómo ponerlo a tu favor, a que te sirva a ti, no tú a él.

    En conclusión: disfruta del dinero

    Si el dinero te está generando estrés y ansiedad, busca la manera de sentirte en paz con él, re estableciendo la relación, disfrutando de él, úsalo para consentirte, para invertir en tus sueños, disfrútalo.

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

    Te gustaría aprender a:

    Cómo relajarte

    Permíteme enviarte a tu correo
    información de valor sobre este tema


    Psico. Fabiola Cuevas
    Fundadora de Desansiedad

    Dale alas a la Ansiedad

    Emprende tu camino hacia transformar la ansiedad en libertad

    Proceso de recuperación de la ansiedad

    VER MÁS

    9 thoughts on “¿La falta de dinero te genera ansiedad y estrés?

    1. En este mundo materialista de ahora en el que vivimos la gente vive preocupada por el dinero por ello viven agitados Estrados la gente todo lo quiere hacer rápido las personas de ahora viven estresadas y preocupadas todo lo quieren hacer rápido, todo lo hacen apurados, a lo Loco ya que se va perdiendo la paciencia hoy en día las personas viven una vida agitada y preocupada estrésante y eso hace daño eso no hace ningún bien muchas veces queremos hacer las cosas rápidas en querer ser los número uno, o en querer ser los primeros pero que ganamos con eso que nos espera al final de nuestras vidas hay cosas más importantes que Ganar o Perder, Ganar no los es todo en la vida hay cosas más importantes que ganar o más importante que tener dinero es la vida y la salud que tenemos que es lo más importante que Dios nos dio.

    2. Me ha gustado mucho esta analogía, nunca lo había imaginado así, y como dice la persona que comenta arriba, para mi también ha sido una cuestión de moral, ya que desde pequeña mi madre también me hizo sentir que era mejor ser pobre, y veo que en mi familia solo una persona ha logrado deshacerse de este candado, pués el resto aún con buenos ingresos, siempre hay una situación de deudas. Hace ya tiempo que yo había pensado que había algo que no me permitía liberarme y disfrutar del dinero. Ahora lo puedo ver mas claro. Para mi es muy angustiante empezar a hacer cuentas y ver que no me va ha alcanzar, eso me estresa en demasía hasta la desesperación, no considero que sea muy derrochadora, pero quiero controlar y no permito que fluya, tal vez no solo con el dinero, sino con las emociones también.
      Agradezco este artículo, y quiero empezar a ponerlo en práctica.

    3. No sabes como me alivio leerte tenia tanta angustia por esta sequia que ahora se es pasajera estoy abriendo los canales para que todo fluya bien mil gracias

    4. Me gustó mucho tu post. Yo tengo mucha ansiedad debido al dinero. En mi casa, mi madre, siempre nos hizo “sentir pobres”, porque, siendo pobres, éramos “mejores personas” que otros y “mejores católicos”. La realidad, es que a mis 51 años sigo padeciendo por esas ideas tan profundas en mi cabeza. Por más que intento ser más racional, sigo pensando cosas como que: “es malo querer mucho dinero”; “Es mejor ser pobre que rico”; “Los ricos no son buenas personas”; “Siempre sufriré por no tener dinero”; “No tengo la capacidad para eso”; “Hay cosas más importantes que el dinero”. “El dinero se va como agua, nunca alcanza, siempre falta”, etc. etc.
      Por otro lado me queda muy claro como me he ido generando miles de “necesidades” cada día: libros que “tengo que leer o tener”, la última computadora, el mejor IPhone, el IPad, etc. etc. etc. Después de que me habían bloqueado las tarjetas hace algunos años, de pronto, me empezaron a dar créditos y más créditos y eso me hacía sentir fuerte, importante, aceptado por los bancos… conclusión, como tú dices, ahora tengo que hacer más esfuerzos, trabajar más, preocuparme más cada mes que llegan las cuentas y tengo que pagar fortunas… sí, claro que ésa es una de mis principales ansiedades… sin embargo, también es verdad que tengo con qué pagarlas, que el dinero fluye, me llega, siempre, aunque tenga pavor, logro tener con qué pagar y eso debo agradecerlo. Pero también quiero aprender y quiero comprometerme a ser más prudente con mis gastos. A no inventarme cada día nuevas necesidades y salir corriendo a endeudarme con las tarjetas. Por eso, este mes empecé con una nueva estrategia para bajarle a mis deudas: no comprar con las tarjetas de crédito. Si tengo que comprar el súper, un libro o un café, pago en efectivo. De esa manera, me hago más consciente de que estoy gastando y en qué estoy gastando y, por otro lado, no le subo a mi deuda.
      Muchas gracias por tu espacio, me encantó.
      Si quieres visitar el mío me encontrarás en el blog: terapiagestaltsi.com
      Te espero con cariño, yo también vivo en Cuernavaca y soy psicoterapeuta Gestalt.

      1. La vida se disfruta en pequeñas cosas y entre esas probablemente el dinero no esté, la naturaleza y el amor son gratis

    5. octubre 25 de 2013, interesante la comparacion entre la manera como se comporta el dinero y un rio, al fin y al cabo ambos son fuidos y lo importante es no tener afugias por ninguno de los dos , hay que dejarlos correr !

    6. indudablemente esta mentalidad cambia y disminuye mi ansiedad sobre el retener el dnero y el miedo a no tenerlo, considero que para atraerlo hay que dajarlo circular por nuestra vida, todo fluye…..gracias por este apoyo

      1. Me da gusto que te ayude Silver. Te recomiendo cuestionar tus creencias que tienes sobre el dinero, y ver cuáles te funcionan y cuáles no. Además ayuda mucho hacer un registro de hacia dónde inviertes tu dinero, y llevarlo hacia donde realmente lo quieres llevar. Saludos!

    Comments are closed.