¿Cómo confiar en uno mismo?

    Danbo, Flickr

    Fácil, de la misma manera en la que confiarías en que si en tus manos estuviera la vida de alguien más, harías todo lo posible por salvarla.  Con esto me refiero, a que la mejor manera para confiar en uno mismo es sabiendo que cuentas con toda la disposición y habilidades necesarias para cuidar de ti mismo.  Por ejemplo, un día me propuse superar mi miedo a las alturas, y me encontraba en una tirolesa pequeña de 10 metros, pero con el miedo intenso a morir, a no poder soportar la sensación de la altura, a que me temblaran las manos y me dejara ir hacia abajo, a que me quedara paralizada y me hiciera daño.  Y entonces… me llegó un pensamiento: “si yo estuviera bajando esos mismos metros, pero a un lado tuviera a mi sobrinita de 5 años, y ella estuviera en problemas, yo sería capaz de reaccionar y activaría todas mis habilidades para poder ayudarla y hacerla bajar a salvo”. O sea, todos esos miedos en mi cabeza desaparecerían y bajaría a salvo. 

    Entonces, mi conclusión fue la siguiente: ¿si soy capaz de cuidar y proteger a alguien más, por qué no habría de poder hacerlo por mí misma?

    Y creo que ésta conclusión no nada más aplicó en ese momento, sino todos los días de mi vida, cuando me enfrento a cualquier dificultad, e inmediatamente empiezo a fantasear con pensamientos como “¿y si no soy capaz de superar esto?”, “¿y si me deprimo?”, “no quiero estar sola porque algo podría pasar”, “ ¿y si no soy capaz de enfrentar mi soledad?”, “¿y si me enfermo y me pasa algo?”, “¿y si me quedo sin pareja y nunca vuelvo a encontrar una?”, “¿y si me quedo sin pareja y no vuelvo a ser feliz?”, y así como estos, puros pensamientos que no son reales, y que apelan a un miedo que no tendría si confiara en mí misma.

    Otra manera en la que me doy cuenta que no estoy confiando en mí misma, es cuando no atrevo a decir lo que pienso, a defender lo que quiero, a pedir lo que necesito y a hacer lo que realmente quiero hacer.  Si tu te encuentras en situaciones parecidas, es probable que no confíes en que eso que estás sintiendo, necesitando, pensando o queriendo hacer, es lo correcto, o lo que te hará feliz, o lo que deberías de hacer, o lo que a los demás le gustaría que hicieras o dijeras, y probablemente has llegado a ese nivel de desconfianza de tus propios instintos y necesidades porque aprendiste a hacerlos a un lado por un bien mayor, o por una ventaja para ti, o para evitar algún conflicto, para caer bien, o simplemente para satisfacer la etiqueta de ser una persona amable, amigable y tranquila (que no da lata).

    Ahora, ¿cómo le vamos a dar la vuelta a la tortilla?

    En primer lugar, recupera el contacto con tu yo interno, que es sabio y que tiene las respuestas a lo que necesitas y a lo que no entiendes, y pídele que te enseñe el camino de regreso a ese lugar en el que sabes lo que quieres.

    Una vez que recuperes a tus verdaderas inquietudes, intereses, necesidades y gustos, desmiente cualquier pensamiento que te haga sentir que no son válidos o correctos, pues esos pensamientos son tan sólo juicios que te has auto impuesto para llevar la vida disque más tranquila y sin conflicto con los demás, pero la realidad es que has entrado en conflicto contigo mismo al no hacerle caso a esos instintos tuyos que tienen la verdad de quien eres.

    Ahora, la parte en teoría difícil es la de exteriorizar esa voz interna, a tu yo interno que tiene algo que decir y pedir.  Y mientras más cosas necesitas, o sientes que necesitas, pero callas y no dices, más te vas enojando con los demás porque no te lo dan, más te vas separando de una relación tranquila y satisfactoria, más vas reclamando, de repente puede llegar ahí la culpa de estar tan “enojado, histérico”, y entonces, te estresas más por ver que estás haciendo daño a ti mismo y a la relación. Con ciclos viciosos como éste es que se va forjando la ansiedad en el cuerpo hasta que sale con síntomas físicos incómodos que nos llevan a generar conclusiones equivocadas de lo que está pasando.

    Después de exteriorizar esa voz interna, el trabajo real empieza, pues viene el mantenimiento, así como en las dietas, pues no se vale en un momento pedir lo que necesitas y decir lo que piensas, y después arrepentirte y querer regresar al lugar en el que no das lata y no necesitas nada, se vale cambiar de opinión e inclusive cambiar de necesidades y deseos, pero a lo que me refiero, es que una vez que decides hacerle caso a tu verdadero yo, no hay vuelta atrás, pues ya sabrás cuándo no te estás haciendo caso.

    Así es que te invito a que confíes en esa voz interna que tienes, que te está dando las respuestas de lo que necesitas en este momento en tu vida, y que hagas lo que sea necesario hacer para experimentar eso que deseas.  Recupera tus sueños, busca tus dones y talentos, disfruta de las cosas que haces, y verás que no habrá razón alguna para dudar que ese es el lugar en el que quieres estar, y que puedes encargarte tú mismo y tú misma de tu persona, que realmente el estar con alguien más se convierte en un compartir y en un disfrutar, más no un depender, o un pedir permiso para “ser”, tampoco una necesidad para poder hacer lo que deseas ni mucho menos.

    Y bueno, ¿cómo confiar en ti mismo? de la misma manera en la que probablemente los demás confían en ti, y sabiendo que puedes encargarte de ti como podrías encargarte de un ser indefenso, que tienes habilidades y capacidades para hacerle frente a cualquier dificultad, y que aunque en momentos te sientas triste, melancólico o ansioso, has de estar seguro que tu vida está a salvo, y que es cuestión de absorber el aprendizaje que cada experiencia trae consigo, pero claro, eso necesita tiempo y una dosis de paciencia, apertura y constantes contactos contigo mismo, inclusive buscando momentos de soledad, simplemente para hacer un chequeo de cómo andan las cosas por ahí adentro, poner orden en lo que necesites poner orden, y re contactar con tus verdaderos deseos, necesidades, gustos, anhelos y sueños. 

    CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

    Te gustaría aprender a:

    Cómo relajarte

    Permíteme enviarte a tu correo
    información de valor sobre este tema


    Psico. Fabiola Cuevas
    Fundadora de Desansiedad

    Dale alas a la Ansiedad

    Emprende tu camino hacia transformar la ansiedad en libertad

    Proceso de recuperación de la ansiedad

    VER MÁS

    5 thoughts on “¿Cómo confiar en uno mismo?

    1. Muchas gracias por tanta ayuda Fabiola!
      Una vez más tus palabras liberan y afianzan el camino hacia una vida más plena.
      Abrazos y bendiciones desde Chile.

    2. En marzo de este año me diagnosticaron ansiedad, no lo vi como enfermedad, lo vi como algo que se solucionaría, estuve poco mas de tres años con síntomas sin saber el porqué, incluso de diciembre a marzo llegue a la agorafobia, pero lo supera un tanto sola, con fuerza de voluntad, sin embargo, ahora que se que es con certeza, se me hace más difícil superarlo, es como si supiera que hacer pero se me tornó más complicado, creo que tiene que ver con la confianza, porque me dí ahora de nuevo contra el suelo, por fracasos que afronto, se que no hay más abajo, no sé, que me recomiendas hacer, leo y escucho tus textos y me ayudan, pero como te digo, siento que se me hizo más difícil.

    Comments are closed.